El embarazo cambia drásticamente el estilo de vida de la mujer que va a dar a luz a un nuevo ser.

Por eso es necesario seguir siempre una serie de pasos que son esenciales para el cuidado del mismo y en ocasiones varían dependiendo de la mujer.

Hay que tener en cuenta una serie de factores como la alimentación, el ejercicio y nuestro estado de ánimo para enfrentar esta situación de la forma más cuidadosa posible.

Cuidar el cuerpo es importante, pero a nivel emocional también debes mimarte; eso significa que debes eliminar por completo el estrés o las angustias por algunas labores o tareas.

Explicado esto, te invitamos a que leas las siguientes recomendaciones que seguro te servirán de mucho.

Cómo debes cuidarte durante tu embarazo

1. Cuida tu alimentación

Lo primero que debes cambiar por tu bien y por el crecimiento de tu hijo es la forma de alimentarte, si no llevas una dieta sana y balanceada, es bueno que acudas a un nutricionista para que te guíe o brinde las recomendaciones más oportunas que debes tener.

Considera que debes tener en tu nueva dieta alimentos llenos de vitaminas y minerales que impulsen en grandes cantidades tus energías.

En los primeros meses también es esencial consumir ácido fólico, así evitas ciertas malformaciones del feto o cualquier problema que conlleve al riesgo. De hecho, se recomienda tomar desde mínimo tres meses antes de comenzar la gestación.

Además, es bueno consumir alimentos ricos en calcio, como el brócoli, las almendras, las espinacas o la coliflor.

¿TIENES NÁUSEAS?

En este post te damos algunos consejos para sentirte mejor

2. Mantén una higiene adecuada

Una excelente limpieza de ti misma hará que tu embarazo pase sin darte cuenta, es bueno que en esta etapa tengas tus cuidados básicos como siempre vienes haciendo, no te olvides de quererte.

Recuerda que la motivación es como la ducha, por eso debes ducharte todos los días.

Te sugerimos que te regales algunos masajes o baño de agua caliente, te servirán de mucho para estar relajada 100%.

3. Mantente siempre bien hidratada

Tomar al menos 8 vasos de agua al día te servirá y de mucho, aunque no lo creas esta es una de las formas de contribuir al buen desarrollo de tu hijo. Recuerda que el ser humano es en su mayor parte agua.

Aquí puedes variar el consumo de líquidos, puedes tomar ya sea jugos (aunque siempre sin azúcar y sin excederse, ya que incluso los zumos naturales de fruta llevan muchos azúcares naturales), extractos, lácteos o agua natural.

4. Descansa todo lo que puedas

Dormir es tu mejor arma, es bien sabido que durante el embarazo y sobre todo los primeros meses, de repente te sientes muy cansada y con mucho sueño. Vamos, que te vas durmiendo por las esquinas. El cuerpo está creando una nueva vida y necesita sus descansos y que lo mimes.

Comienza a cuidar tus etapas de sueño durmiendo las horas necesarias para que tu bebé esté en óptimas condiciones. A largo plazo te ayudará para evitar las piernas hinchadas y a que tus vasos sanguíneos siempre estén en circulación.

5. Hacer ejercicio moderado

En esta etapa, realizar ejercicio te ayudará a evitar complicaciones en el embarazo; claro está que no debes realizar ejercicios exigentes, sobre todo si no los realizabas antes de quedarte embarazada. Sal y realiza deportes tranquilos como caminar, yoga, pilates o trotar de forma moderada; son ejercicios básicos que te ayudarán a mantener y cuidar tu salud.

6. Acude a todas tus citas médicas

Sigue tu control médico al pie de la letra y acude a todas las citas que te marque. En esta etapa cualquier cosa puede sucederte en el momento que menos lo esperes, así que en cada consulta tú verás tanto tu estado de salud, como el de tu bebé en crecimiento.

Si sufres de hipertensión, debes buscar la manera de mantener controlada la tensión; los ejercicios aeróbicos casi siempre son de gran ayuda.

Estas pautas son nuestros consejos, por supuesto siempre debes seguir las indicaciones de tu matrona o médico y preguntarle todas las dudas que te surjan, por tontas que te parezcan.

No olvides que debes eliminar por completo el alcohol y cualquier sustancia que altere y perjudique tu embarazo, como drogas o tabaco. Ya no solo eres tú la que te haces daño, ahora tienes una vida dentro de ti y debes cuidarla como una buena madre que serás.

Empieza a cuidarte ahora mismo y sigue estas reglas básicas para que tu embarazo sea placentero.