Las vitaminas son unos compuestos que se usan en el organismo para sintetizar y mejorar distintos procesos biológicos. Su configuración química permite lograr beneficios en distintos tejidos y células alrededor de toda la anatomía de un cuerpo.

La vitamina D es considerada una de las fundamentales en la dieta de todos los seres humanos, así como también en casi todos los vertebrados y ciertas especies de otros géneros animales. Su función principal se recalca en el calcio y fósforo, los cuales son complementos esenciales en muchas partes del organismo, esencialmente en los huesos. Su consumo asegura unos huesos y dentadura sana y fuerte.

Metabolismo de la Vitamina D

El metabolismo de la vitamina D se ve reflejado esencialmente en el sistema digestivo, donde la presencia de este compuesto aumenta la absorción del calcio a nivel del intestino delgado en sus porciones como lo son el duodeno, yeyuno e íleon. Al estar la Vitamina D presente, aumentará no sólo el atrapamiento del mineral al interior de las células, sino su unión internamente, para luego ser usada en cada una de las vías del metabolismo donde la misma es requerida.

Beneficios

Sin lugar a dudas, los beneficios son amplios:

  1. En el primer trimestre, cuando ocurre el proceso de la embriogénesis, que es la creación o formación de los órganos, el consumo de la vitamina D asegura una excelente osificación. Es cierto que durante la vida intrauterina y en los primeros años es cartílago lo que se presenta en lugar de huesos. También cuenta con un papel protagonista en la dentición y la implantación bajo las encías de los dientes, los cuales saldrán a la luz después de un tiempo de vida extrauterina.
  1. Fortalece las defensas: Un déficit de esta vitamina puede hacer que el sistema inmunológico no permita la implantación del espermatozoide en el óvulo, así que el déficit de esta vitamina lograría que el mismo organismo se oponga a la formación de un embarazo.
  2. Se ha descubierto una asociación de la hipertensión gestacional con el déficit de esta vitamina y por tanto sus bajos niveles de calcio y fósforo. De esta forma se crean patologías que pueden llevar a convertir la gestación en un problema serio como lo es la pre eclampsia.
  3. Su efecto sobre la contracción muscular es esencial, bien sea en el momento del parto, tener unos buenos niveles de calcio, permitirán a la musculatura lisa del útero contraerse para así permitir salir adecuadamente al bebé. También sobre los músculos del niño, permitiendo tener movimientos adecuados en el interior de la matriz y que pueda contar con un desarrollo oportuno de este sistema.
  4. En el desarrollo del sistema nervioso central es más que fundamental, ya que el bebé necesita calcio y fósforo para la adecuada migración neuronal y formación de distintas partes del cerebro. Es fundamental en la creación de distintas conexiones nerviosas, internamente en el encéfalo como con el sistema nervioso periférico.

Más beneficios

Un embarazo con bajos niveles de vitamina D puede ocasionar serias consecuencias, entre ellas un posible retraso mental o dificultad en el aprendizaje.

  1. A nivel celular y sus conexiones no se podrían lograr con minerales tan fundamentales como el calcio y fósforo, por ello el consumo de Vitamina D está implicado en la formación y correcto funcionamiento en cada una de las células en la embriogénesis humana.
  2. La diabetes mellitus gestacional tiende a ser mucha mayor en proporción en las mujeres que carecen de vitamina D en sus dietas que aquellas que consumen productos y alimentos enriquecidos. Esta enfermedad puede desencadenar efectos graves como lo es la macrostomia fetal y desequilibrios metabólicos en el organismo del infante.

Recordamos que existen muchas fuentes de vitamina D, no sólo los suplementos, sino además tomar el sol moderadamente, con unos minutos al día en principio es suficiente, el consumo de huevos o pescados azules. Por lo tanto, una alimentación equilibrada y variada tiende a ser un arma importante en la gestación para lograr el éxito en el desarrollo y bienestar fetal.

La importancia de la Vitamina D es indiscutible en el embarazo, su exceso tampoco es bueno, pero carecer de la misma acarrear múltiples problemas. Por lo tanto, durante el embarazo, es crucial hacerse analíticas periódicas para revisar los niveles de esta vitamina.

 

Bebeqin no da consejos médicos, ante cualquier duda, consulta con un profesional de la salud.